¿Cuáles son las ventajas de comprar una vivienda en verde y en blanco?

Ambas modalidades de compra tienen beneficios frente a la adquisición de una vivienda ya construida. Éstas radican en un menor precio y facilidades para pagar el pie.

Desde 2008, la compra de viviendas en verde y blanco casi se ha duplicado y hoy corresponde al 90% de las ventas de departamentos. El 2015 fue un año récord, con aproximadamente 32.000 departamentos vendidos en ambos formatos, un 15% más que en 2014. Y es que tanto la compra en verde como en blanco es una manera de buscar precios más accesibles, frente al alza sostenida que han tenido las viviendas. Según GFK Adimark, si en 2010 un departamento en el Gran Santiago tenía un costo que no llegaba a las UF 40 el metro cuadrado, su valor en 2015 se alzó hasta UF 61.

Se considera que una propiedad está en blanco cuando se está comenzando a implementar el proyecto inmobiliario: usualmente hay sólo un cierre perimetral y una sala de ventas. En este caso, que se da aproximadamente unos tres años antes de entregarse la vivienda, el cliente sólo puede ver los planos del edificio y de los departamentos. Por otro lado, una vivienda está en verde cuando se está construyendo la obra y usualmente hay una unidad piloto para conocer.

El formato de compra en blanco presenta diversas ventajas. Como se trata de una venta muy anticipada, los clientes pueden comprar, pagando el pie en una cantidad de cuotas acorde a los meses que quedan para que la obra se termine de construir. Así, por ejemplo, si faltan tres años para que se materialice un proyecto, es posible realizar este pago en 36 cuotas, aproximadamente. Y si se habla de que el pie de una vivienda oscila entre el 15% y el 20% del valor de una propiedad, se trata de una ayuda que puede alivianar el bolsillo de muchas personas.

Además, la compra en blanco posibilita acceder a valores más bajos que en etapas posteriores de la construcción. Esto se debe a diversas razones: son precios de inicio o de entrada del proyecto y, a su vez, permite elegir casas o departamentos de un condominio o edificio en todo el rango de posibilidades que éste ofrece. En esta etapa se pueden comprar las viviendas más económicas y más pequeñas.

Por otra parte, la compra en verde presenta también ventajas. A pesar de que se acorta el plazo para pagar el pie (12 a 24 meses, aproximadamente) y se restringe la disponibilidad de viviendas, su valor es más económico que el de una propiedad ya terminada y, a diferencia de una en blanco, ya no sólo se puede ver el plano, sino también un piloto que permite apreciar los detalles y terminaciones de la construcción: alfombra, piso, cocina, ventanas, pintura, entre muchos otros elementos.

Por eso, la compra en verde es una apuesta más segura que una en blanco, ya que el cliente puede saber exactamente cómo será su nueva vivienda, sin tener que dejarle mucho espacio a su imaginación, para así planificar cómo decorarla y habitarla. Además, dado que la entrega del inmueble es más próxima, permite conocer mejor el entorno en el que se va a vivir, con barrios más consolidados.

Tanto la compra en verde como en blanco tienen sus virtudes y apuestas. Una permite soñar en grande y tener certezas; la otra ayuda a planificar mejor un futuro a largo plazo. Ambas modalidades son, a la postre, un camino más económico y cómodo para comprar la vivienda propia.

Si quieres conocer más acerca del proceso de compra de una vivienda has click aquí

 

Reserva

Si quieres reservar una propiedad, es necesario abonar un monto mínimo, con el cual SIP se compromete a no ofrecer esa unidad a otra persona por un tiempo que va entre 7 y 10 días, dependiendo del proyecto. Este periodo te permite gestionar una pre-aprobación de un crédito hipotecario, un proceso en el que SIP te ayudará con gusto a encontrar una institución financiera. Si terminado el periodo no logras obtener la pre-aprobación, el departamento o casa puede ser puesto a la venta nuevamente y el dinero de la reserva se devuelve.

 

Promesa de Compra-Venta

Es el compromiso para comprar la propiedad, que se firma una vez que se confirma la reserva y se presenta la pre-aprobación del crédito hipotecario. A través de este proceso, se debe pagar el pie (que va entre 15% y 20%), el cual se abona al precio total de la vivienda. El pie se puede cancelar con cheques, en un número de cuotas a determinar, dependiendo del estado de avance del proyecto. Al firmar la promesa, el cliente recibe el comprobante de ingreso y documentos como plantas y especificaciones técnicas generales.

 

Póliza de Seguro

Todos los anticipos que se den antes de la firma de la escritura serán garantizados con una póliza de seguro, por lo que el cliente no correrá ningún riesgo con los dineros que adelanta.

 

 

Recepción Municipal

Los ejecutivos de SIP te informarán en qué momento el proyecto recibe la recepción municipal, para que así puedas gestionar el crédito hipotecario, realizar la etapa de escrituración y entrega de la propiedad.

 

 

Escrituración

Es un instrumento público que se firma ante notario entre la inmobiliaria, la institución financiera y el cliente, en el cual se lleva a cabo la compra-venta de la vivienda y se establecen los derechos y deberos de cada participante. En la escrituración, el cliente debe contar con los fondos para pagar gastos operacionales, que incluyen tasación de la propiedad, estudio de títulos, impuesto al mutuo, inscripción en el Conservador de Bienes Raíces y gastos notariales.