La Buena Vida de Maipú

¿Vivir en casa en una comuna bien conectada, con buenos servicios y cerca de la naturaleza? Maipú es la respuesta.

Cuando el 3 de febrero de 2011 se inauguró la extensión de la Línea 5 del Metro hacia Maipú, un nuevo mundo llegó a esa comuna poniente de Santiago, que en diciembre cumple 125 años de historia. Si en las últimas tres décadas había tenido un crecimiento urbano altísimo, multiplicando por cuatro su población (hoy llega a 550.000 habitantes), con la llegada del tren subterráneo se consolidó como un lugar atractivo e interesante para vivir en los que se combina la urbanidad moderna con el campo de antaño. 

Por eso, no es de extrañar que el Índice de Calidad de Vida (ICVU) en su versión 2015, elaborado por el Instituto de Estudios Territoriales de la Universidad Católica y la Cámara Chilena de la Construcción, situara a Maipú entre las doce mejores comunas de todo el país, cuando sólo dos años antes estaba en el puesto 45. 

“Maipú es una comuna atractiva para vivir, dada su creciente centralidad urbana adquirida por su mejor conectividad, consolidación de pequeños sub-centros de equipamientos y servicios, gran oferta educacional y su ubicación con entorno natural, áreas verdes, aire limpio, lo que se traduce en una mejor calidad de vida”, dice David Briones, jefe de Estudios de AGS Visión Inmobiliaria.

Futuro Prometedor

Desde hace varios años, Maipú ha sido uno de los más atractivos enclaves de la capital en la venta de casas, dada su alta disponibilidad de suelo urbano. Y si bien su participación en la oferta inmobiliaria ha variado en el tiempo (pasó de representar el 10,6% en 2014 a 2,7% en 2016 en casas de las comunas de Santiago), se mantiene como un lugar atractivo para invertir, con un precio promedio de UF 40 el metro cuadrado. 

Según AGS Visión Inmobiliaria, actualmente se están desarrollando siete proyectos, principalmente enfocados al tramo de UF 2.200 a UF 3.200, en casas que van desde los 65 a los 114 metros cuadrados, con 3 a 5 dormitorios y 2 a 3 baños. Sectores como Barrio El Rosal, Barrio Jardines de Santa María, Villa El Abrazo y el área de Los Bosquinos en terrenos colindantes a la Avenida 4 Poniente, entre Av. Alfredo Silva Carvallo y Camino a Melipilla, se han ido consolidando en la oferta de casas en el último tiempo.

“Factores como la gran disponibilidad de suelo urbano, la buena conectividad, el precio del suelo, el acceso a servicios y equipamiento e infraestructura urbana, han sido elementos claves en estos sectores para el desarrollo de proyectos inmobiliarios”, apunta David Briones.

El futuro es alentador. La oferta de proyectos en la comuna continúa dinámica y diversa (llega hasta las UF 8.100), y la amplia cantidad de paños urbanizables augura el ingreso de nuevos proyectos para acoger a nuevos maipucinos de variados sectores económicos en los años venideros.