Disfrutando Santiago

El actor Juan Pablo Bastidas lleva más de 25 años en cine, teatro y televisión. Nos cuenta sus lugares preferidos para ir a comer, pasear o pasarlo bien con la familia y los amigos.

A sus 47 años, el actor Juan Pablo Bastidas lleva un amplio recorrido en cine, televisión y teatro como actor, director y productor. Son algo más de dos décadas de trabajo, donde se lo ha visto en teleseries como Estúpido Cupido (1995), Machos (2003) y Montecristo (2007). En teatro ha desempeñado varios roles, entre los que destaca la versión chilena de Ser Papá (2015), una comedia que explora la paternidad en la sociedad moderna.

Su agenda no para. En marzo estrenó La Historia de Flor, que estará en cartelera en el Teatro Mori Vitacura hasta el 30 de abril (sábado y domingo a las 17.00 horas) y está preparando el nuevo montaje de la obra T.O.C. T.O.C, que se estrenará el 7 de abril en el mismo lugar. Además, está escribiendo un par de obras de teatro, tiene una película en carpeta y hace clases en la Universidad del Desarrollo.

Entre medio de toda esta actividad, se detiene a conversar con SIP Gestión Inmobiliaria. Se acaba de mudar a una casa que remodeló en el Arrayán, en la comuna de Lo Barnechea, con su señora, sus hijas y Luna, su gata.

¿Qué te gusta de la comuna donde vives?

De Lo Barnechea me gusta la diversidad sociocultural. Conviven todos con bastante armonía, aunque es una comuna bien grande y diversa. Tienes La Dehesa, Lo Barnechea (el pueblo) y El Arrayán. No es lo mismo vivir en cada uno de estos lugares. Particularmente, vivir en El Arrayán tiene para nosotros la ventaja de estar en el cerro y, al mismo tiempo, dentro de Santiago. Particularmente ahora, con la Costanera Norte, estamos bastante cerca del resto de la ciudad (con excepciones, obvio.). Hay negocios con buenas verduras y frutas. Buenos paseos para hacer a pie o en bicicleta. Y nos queda cerca el colegio de las niñas.

¿Hay algún dato que nos puedas dar en Lo Barnechea?

El Bendita Albahaca. Es un restorán de súper buena carta y atención. No sé si aplica como picada, ya que no es barato. También está Doña Tina, un clásico. Comida chilena, típica. Mi plato preferido es la mechada.

¿Tienes algún barrio o sector en el que te agrade visitar especialmente?

Pese a que me hallo bastante a gusto en El Arrayán, mi comuna es Ñuñoa. Soy nacido y criado en este lugar. Mis huesos se sienten más cómodos ahí. Me gustan sus calles, sus casas, su gente.

¿Qué atractivos tiene para ti Providencia?

Providencia es, probablemente, la comuna más práctica de Santiago. Tiene todo a mano. Si vives ahí no necesitas andar en auto. Sus ciclovías, las nuevas (Lyon, Miguel Claro), son de las pocas en Santiago que cumplen con el requisito básico de ser transitables por bicicletas en ambos sentidos. Le faltan mejores parques, eso sí.

¿Qué restaurante te gusta?

In Pasta, del barrio Italia, en Santa Isabel con Avenida Condell (Providencia). Es comida italiana vera, hecha por italianos. Un local pequeñito, pero que tiene de todo. Puedes comprar para llevar o sentarte a comer. Todo es rico. Además, que cada vez que paso, Massimo, su dueño, me regala un café.

¿Qué picada puedes recomendar?

No sé si es poco conocido, pero el brunch de Holm Ensaladería (Padre Mariano 125, Providencia) es inigualable. Últimamente, encontré Quererte Cafetería, en Colón con Hernando de Magallanes. Es 100% recomendable. Buen café, jugos y pasteles.

Un lugar imperdible…

Me gusta cada tanto visitar el Barrio Italia. Siempre hay una tienda, galería o café nuevos. Hay muy buen diseño y mueblería. Otro imperdible es el CA660 (Rosario Norte 660, Las Condes). Sus exposiciones son todas de primera línea y su sala de teatro es cómoda y con una acústica perfecta. 

Un sitio para ir con amigos...

A comer hamburguesas con cerveza en el Uncle Fletch (Dardignac 0192). Tienen variedad, calidad y buena atención.

¿A dónde vas cuando quieres disfrutar en familia?

Al parque Bicentenario de Vitacura. Soy fanático de los parques y éste debe ser el más bonito de Santiago, además de bien cuidado. Siempre hay una sombra o silla de playa para descansar, tiene juegos para los niños, café, helados... y el Teatro Mori Vitacura, donde siempre hay alguna obra familiar.